2
    0

    Aceite y olivos

    Tierras del olivo, dulce esencia, de uno de los más preciados tesoros de la antigüedad.

    Un mar de olivos es testigo de los buenos haceres de las personas que viven y cultivan estas tierras centenarias y de aceites que se funden para dar oro líquido.

    Las sensaciones se ramifican como las hojas de los árboles. Ver, oler, sentir, degustar...

    Troncos milenarios que ofrecen la sabiduría de un ingrediente indispensable en la cocina.

    Pueblos de la Subbética que lucen al compás, las aceitunas bien cuidadas. Dos denominaciones, Baena y Priego, se fusionan para transmitir el legado del aceite: de los aromas herbáceos y frutados, los matices amargos o picantes, con un canto de pájaros que dejará al viajero mella en su memoria.

    Blancos pueblos poblados desde varias civilizaciones se funden hoy para mostrar sus atractivos culinarios y culturales, bajo el símbolo que la diosa Atenea ofreció a los humanos. Aprenda de la mano de los mejores catadores cuáles son los elementos que diferencian al Aceite de Oliva Virgen Extra de todos los demás.

    QUÉ HACER EN CÓRDOBA